FacebookTwitter

Presentan libro sobre orígenes e independencia de América Latina

Zacatecas

El escritor chileno. (Cortesía)Fue presentado el libro “Hotel España, un descubrimiento de America Latina”, donde el chileno Juan Pablo Meneses narra sus experiencias en viajes por diversos países y su reencuentro con 200 años de historia.

El autor describe el mito del eterno retorno al origen hispano de los pueblos de América del Sur, que nunca podrán negar su raíz castiza y su condición errante tras la independencia, supeditada a las reglas económicas de los países desarrollados.


Con la presentación del libro, en el antiguo templo de San Agustín, la Comisión Legislativa para los Festejos del Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución concluye una dinámica de actividades en la antesala de lo que será en 2010.

El diputado Miguel Alonso Reyes, presidente de dicha comisión, agradeció a Meneses su disposición para estar por unas horas en Zacatecas y darles la posibilidad de conocer su obra,  dialogar y tener un intercambio fructífero con una visión integral de los movimientos de independencia en América Latina.

Su homólogo Rafael Candelas dijo: “Para estos festejos se han emitido billetes, se planea inaugurar obras y monumentos, se están diseñando actos masivos y populares, pero habría que hacer una reflexión más profunda de lo que celebramos, es momento de que valoremos lo que la historia nos ha enseñado, lo que la lucha y cientos de vidas nos han heredado”.

Planteó aprovechar la oportunidad para debatir la actual corriente de cambios, revisar a profundidad los problemas nacionales y de nuestro Estado para que sirvan a los intereses del pueblo.

En su intervención, el autor explicó que el periodismo portátil es “vivir viajando y contando historias de la vida cotidiana”, como ésta que relata en su propio libro.

“Nunca he ido al DF, no conozco México y en esa ausencia está el principal germen del DF que me acompaña diariamente. Desde niño, creo que desde antes de pasarme tardes enteras en la vecindad en blanco y negro del Chavito del Ocho, desde mucho antes de saber que Pedro Páramo buscaba su pueblo perdido en el mega México y de seguir los resultados del Necaxa y de enterarme de los millones de billetes que mueven las telenovelas y el Canal de las Estrellas, y las rancheras, el tequila y la lucha libre”.

“No sé por qué quise ir a México, específicamente al DF, son millones de millones de personas en las calles, hay que ir armado hasta a la misa dominical, los taxistas mexicanos son los más peligrosos del planeta, a la policía le das un poco de dinero y puedes hacer lo que quieras, los sindicatos son tan nacionalistas que no dejan que trabaje ningún extranjero, la marihuana no te hace ver uno, sino un camión de indios apaches, ahí hacen fiesta para los muertos y veneran calaveras. No te metas con los políticos que todos tienen matones.

“Si encuentras que este ají pica, espérate a probar el chile del D F, ése es el DF que habita en mi cabeza, ese DF que hoy en día se ha convertido en la principal unidad de medida con que me dedico a mirar el mundo, por que todo, todo lo comparo con el DF, el DF al que nunca he ido”.