Domingo 26 May 2024

Urgen diputados a autoridades a intervenir en huelga en Peñasquito

De manera unánime, el Pleno del Congreso del Estado aprobó exhortar a la titular de la Secretaría de Gobernación Federal y a la Secretaría General del Gobierno del Estado, para que de manera urgente intervengan en la interlocución entre la minera Newmont Peñasquito y el Sindicato Minero.

Presentó la propuesta el grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en voz de la diputada María del Refugio Ávalos Márquez, quien dijo que la insistencia en dicho llamado es con la finalidad de que se reanuden las actividades lo antes posible.

Manifestó que este paro de labores causa afectaciones graves a la economía de la región del semidesierto y sus habitantes, en el pago de proveedores, empleadores y en los que de manera indirecta también resultan perjudicados que son los comercios que brindaban servicios y atención a la mina y sus trabajadores.

En el punto de acuerdo se señala que a 3 meses de esta huelga la propia minera ha señalado que ha tenido pérdidas por aproximadamente 25 por ciento de la producción anual (398 mil onzas de oro equivalentes), es decir, unos 472 millones de dólares menos de ingresos.

Lo alarmante para los trabajadores y las comunidades afectadas es que de continuar con esta huelga repercutirá negativamente en el reparto de utilidades para 2024, pues no habrá esta prestación de ley al no haber una producción y venta.

Según las cifras señaladas por la propia empresa, en 2022 Peñasquito aportó 1.900 millones de dólares al país; de esta bolsa, unos 643 millones correspondieron a salarios, prestaciones y pago de derechos a los gobiernos locales y federales.

Minera Peñasquito es el mayor empleador de Zacatecas, beneficiando a más de 5.000 trabajadores y sus familias, así como a las comunidades, contratistas y más de 28 mil trabajadores que forman parte de su cadena de suministro local y nacional.

En el documento presentado por el Grupo Parlamentario del PRI también se señala que hasta ahora las autoridades estatales y mucho menos las federales han tomado en serio este tema que es de suma importancia para la gente del semidesierto y sus comunidades ya muy afectadas.