Viernes 20 May 2022

Presentan diputadas testimonios contra Presa Milpillas

Gabriela Pinedo y Alma Dávila se reunen con ejidatarios y propietarios


“Con la construcción de esta presa a dónde nos van a mandar, al carajo, de por sí que estamos pobres”, dijo uno de los pobladores de Jiménez del Teúl que resultarían afectados de concretarse la construcción de la Presa Milpillas en ese municipio.

Dudas y versiones encontradas se han provocado por el megaproyecto, que pretende resolver el abasto de agua a la zona metropolitana Fresnillo-Guadalupe, del centro del estado.

Gabriela Evangelina Pinedo Morales (PT) y Gloria Alma Dávila Luévano (Morena), diputadas locales, visitaron la zona el pasado 22 de noviembre, acompañadas por investigadores.

Relataron que comenzaron la visita asistiendo a una reunión con la presidenta municipal de Jiménez del Teul, Victoriana Espinoza Sanchez, en la que les compartió su opinión y la información que tiene sobre el conflicto que ha generado el comienzo de los trabajos para realizar esta obra.

Después se desplazaron al ejido de Atotonilco, hasta el cauce del río, donde ya se han erigido los accesos para la construcción de la cortina de la presa, y al lugar acudió también personal de la Procuraduría Agraria.

Finalmente, estuvieron en una reunión con alrededor de 300 personas, entre ejidatarios y pequeños propietarios del Potrero y Atotonilco, y habitantes del municipio de Jiménez del Teúl.

Por medio de un video, que comienza con la entrevista con la alcaldesa, las diputadas mostraron los testimonios de lugareños que aseguran que resultarán afectados, además de que están ofreciéndoles por sus tierras un pago único de 50 mil pesos, cantidad que no piensan aceptar.

Se manifiestan en contra de que se invadan los terrenos, de los cuales viven de la siembra y la cría de ganado, además de que rechazaron la asamblea en la que supuestamente autorizaron el uso de sus terrenos, en la que hubo una importante presencia policiaca y a la que calificaron de ilegal por diversas irregularidades.

“Díganles al gobierno estatal y federal que no queremos esa presa”, “Cómo va a estar haciendo el gobierno lo que le da la gana (...) lo ponemos para que nos cuide, no para que nos aviente a la fregada”, son algunas de las frases con las que manifestaron su rechazo.

También en el video muestran el paisaje actual del lugar, que se verá seriamente afectado con la construcción del megaproyecto.

 

Las diputadas dieron a conocer las conclusiones de su visita, que se dan a conocer a continuación.

1. Las autoridades de los diferentes niveles de gobierno, que son las responsables tanto de la gobernabilidad en las zonas afectadas como de velar por el bienestar de quienes serán gravemente afectados por esta obra, han incumplido su tarea y han provocado un ambiente de incertidumbre y descontento social por la falta de información real a la sociedad y su nula coordinación para el desarrollo del megaproyecto.

2. En los trabajos de esta obra ya realizados ha habido irregularidades sistemáticas, que tienen como consecuencia:

  • 2 denuncias ante el Ministerio Público en Sombrerete
  • Queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos
  • Queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos quinta y cuarta visitaduría.
  • Queja ante la Procuraduría Agraria Nacional

3. El total de los asistentes a la reunión en el ejido de Atotonilco se manifestaron en contra de la obra y en contra de la manera en que han sido maltratados por las autoridades estatal y municipal para imponer el megaproyecto según lo denuncian, ya que centenares de ejidatarios, pequeños propietarios, productores agrícolas y pecuarios temen que la ya de por sí insuficiente agua del río quede anulada, con las respectivas consecuencias desastrosas para su precaria economía.

4. Desconocemos el estudio de impacto ambiental que sustenta el proyecto y ya son visibles las consecuencias negativas que va dejando a su paso esta obra que no ha comenzado formalmente. La obra, a opinión de expertos, tendrá un impacto ambiental negativo, comenzando con la inminente destrucción de 140 especies de flora y fauna que implica acabar con su hábitat al construir la presa.

Manifestaron las legisladoras su solidaridad con los afectados por este megaproyecto, por lo que anunciaron que presentarían una iniciativa para exhortar a las autoridades a velar por los intereses de los pobladores, respetar la voz del pueblo al que le sirven y salvaguardar la dignidad de los afectados, pues no se merecen el trato que les están dando.

Tiene que haber una mesa de negociación y un verdadero beneficio para los habitantes si es que se impone el proyecto, sin que continúen represalias y amenazas para quienes se han manifestado en contra, agregaron.

diputadas milpillas 2